METAS

METAS. ¿CÓMO CONSEGUIRLAS?

Durante la vida nos proponemos conseguir metas. Para ello, es importante tener en cuenta una serie de herramientas y reglas que nos ayudarán a cumplir con lo propuesto.

Las metas en la vida son esos faros que nos iluminan en las noches cuando navegamos por este oscuro mar (mundo) cambiante”.

La importancia de las metas

Las metas nos dirigen al lugar al que queremos llegar y a lo que queremos obtener. Una meta es algo que todavía no hemos logrado y es preciso trabajar, poner esfuerzo en ello, para conseguirlo. Cuando tenemos una meta en la vida, nos infunde vitalidad, optimismo y bienestar, aumentando la autoestima.

Necesitamos una serie de factores imprescindibles para llegar a una meta: motivación, compromiso, disciplina, flexibilidad, control emocional y responsabilidad.

Saber lo que queremos

Hemos de saber lo que queremos y también tener confianza, para lograr las metas que nos propongamos. Es necesario tener fe en nosotros; tenemos que confiar en que lo podemos lograr. Comprometernos con el proyecto y aceptar nuestra responsabilidad, para tener éxito en nuestra vida. Es preciso reconocer que la mayoría de lo que nos sucede es debido a nuestras elecciones y conductas.

Escribir las metas

Cuando queremos conseguir algo, una meta, un objetivo en la vida, escribirlo es fundamental. Si no lo hacemos, es una meta, un objetivo que está ahí, pero cuando se escribe, toma mucha más fuerza real, es una propuesta que nos hacemos a nosotros mismos para cumplirla.

La escritura siempre se ha utilizado para manifestar compromisos que realmente han de llevarse a cabo, y psicológicamente nos sirve de impulso para empezar algo nuevo, algo que pretendamos conseguir.

Describir lo que queremos lograr

No solamente debemos escribir la meta, además, debemos describirla con todo detalle, saber claramente lo que queremos y lo que vamos a necesitar para su logro, si es alcanzable. No debemos poner algo abstracto, como, por ejemplo, “mi meta es mejorar”. Esto es algo muy ambiguo; mejorar en qué, cómo, cuándo.

Se debe especificar al máximo la meta a alcanzar, por ejemplo: “Comenzaré a aprender inglés, iré a clase, estudiaré todos los días, me servirá para progresar en el trabajo, esto supondrá más prestigio. Lo haré durante un año en plan intensivo”. Es necesario que cada meta esté específicamente detallada por escrito.

Fecha de compromiso

Siempre que empecemos un trabajo, es preciso planear una fecha de finalización, aunque sea aproximada, porque si no le ponemos fecha el proyecto puede quedar ahí, le daremos vueltas y más vueltas, y nunca conseguiremos finalizarlo. Poner una fecha “nos obliga”.

Por tanto, todo lo que se empieza debe de tener una fecha de terminación, porque eso también nos motiva y nos invita a trabajar todos los días en el proyecto, ya que nuestro objetivo es llegar sin agobios y el esfuerzo constante de cada día va a ser vital para lograrlo.

Las metas escritas deben ponerse en un lugar visible

La meta que queramos realizar hay que escribirla, detallarla, ponerle fecha de terminación y ubicarla en el lugar donde trabajemos, a la vista, para verla diariamente. Nos ayudará a motivarnos y a recordarnos lo importante que es para nosotros conseguir dicha meta.

Cuando tenemos delante de nosotros, todos los días, aquello que hemos decidido conseguir, influirá notablemente en nuestro ánimo, pues nadie nos lo ha impuesto, es una orden que nosotros mismos nos hemos dado y así sabremos que nadie nos obliga y que seremos capaces de hacerlo. Pero si guardamos el papel donde hemos escrito las metas y los objetivos, y no lo tenemos a la vista, perderán el atractivo para motivarnos.

La magia de visualizarnos consiguiendo la meta

Es muy importante también que nos visualicemos consiguiendo la meta propuesta. Se demuestra que visualizar los resultados constantemente, verlos en la imaginación con todos los detalles posibles, facilita el trabajo. Porque hay metas que requieren mucho esfuerzo y ese esfuerzo lo logramos si nos visualizamos alcanzándolas.

Cuando nos visualizamos, vemos el camino que nos lleva a la meta. Esto se denomina “Visión de meta”. Es la visión de la representación que yo tengo en mi mente. Por tanto, la fuerza que necesitamos para conseguirla proviene de tenerla siempre a la vista.

El proceso para llegar a las metas u objetivos, podemos ir modificándolo en la medida que avanzamos, dependiendo de diferentes variables que nos puedan afectar durante el camino.

Hábitos en la vida

Cuando logramos definir nuestras propias metas y sabemos perfectamente hacia dónde nos dirigimos, todo va a actuar en favor nuestro, en el sentido de que, al tener claros nuestros objetivos en la vida, con el tiempo, desarrollaremos hábitos cotidianos que nos ayudarán en el proceso.

Hay personas que se frustran constantemente, porque no logran alcanzar las metas que se proponen. Estas personas están tristes, amargadas, deprimidas y la mayoría de ellas tienen un problema para visualizarse. Son incapaces de verse a si mismas logrando lo que se han propuesto y se quedan en el camino, sin poder avanzar.

Por tanto, es muy importante utilizar las herramientas necesarias, enseñar a la gente lo útiles que son, incluso a los niños, para que comiencen a practicar con sus actuales y futuras metas, para que se den cuenta de que este sencillo método funciona y que les puede servir para lograr sus metas durante el resto de sus vidas.

—————–

Anuncios

ASERTIVIDAD

ASERTIVIDAD, PASIVIDAD Y AGRESIVIDAD

Existen tres formas de comunicación: asertiva, pasiva o agresiva, que se detallan a continuación.

Una persona es asertiva cuando expresa sus sentimientos, pensamientos y deseos defendiendo sus derechos y respetando los de los demás. La asertividad se puede aprender. Nadie nace siendo asertivo, al igual que nadie nace siendo agresivo o pasivo. Estos son comportamientos que se adquieren a lo largo de la vida.

Para empezar, se pueden diferenciar cuatro dimensiones fundamentales en las habilidades sociales asertivas:

  1. La capacidad de decir “no”.

  2. La capacidad de pedir favores y hacer peticiones.

  3. La capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos, con respeto.

  4. La capacidad de iniciar, mantener y terminar conversaciones sin alteración, con serenidad.

En general, las personas aprendemos las habilidades sociales a través de la maduración y de las experiencias de aprendizaje. En la infancia, los niños aprenden por el sistema de modelado. Consiste en que los niños se fijan constantemente en sus padres al interactuar con ellos y con otras personas y aprenden la forma de comunicarse. Así, comienzan a verbalizar, a hacer preguntas, a conversar sobre temas, a dar información no verbal, como las sonrisas, el tono de voz, los gestos.

Otra forma de enseñar habilidades sociales consiste en la instrucción directa, cuando les decimos a los niños: “da las gracias”, “pide perdón”, “come con la boca cerrada”, “lávate los dientes”. Con estas frases estamos modelando la conducta social. Por tanto, hay que reforzar las conductas sociales apropiadas, aquellas que queremos que aumenten y corregir razonablemente las que sean inapropiadas para que disminuyan y desaparezcan.

Ser asertivo

Cuando somos asertivos controlamos mejor las situaciones y a nosotros mismos; nos expresamos sinceramente, sin ansiedad, ni culpabilidad, porque ser asertivo supone que estamos satisfechos con nosotros mismos y con los demás.

Todo el mundo tiene derecho a expresar sus opiniones, respetando las de los demás y nadie tiene derecho a aprovecharse del otro. Hay personas que han aprendido a ser asertivas a través de la experiencia de la vida, pero es cierto que también existen muchas otras que han aprendido a no ser asertivas y necesitan un entrenamiento para aprender a serlo.

El comportamiento asertivo consiste en expresar los sentimientos, necesidades, derechos y opiniones respetando los derechos de los demás, de esa manera decimos lo que sentimos, cómo vemos la situación, pero sin humillar ni infravalorar al otro, aunque no comparta nuestro criterio.

También es importante que la conducta no verbal, como la mirada, la expresión facial, la postura corporal, o el tono de voz, acompañe a la expresión verbal.

Dentro de la asertividad hay dos tipos de respetos bien diferenciados: uno es hacia uno mismo, expresando las propias opiniones y necesidades defendiendo nuestros derechos, y el otro es el respeto hacia los derechos y necesidades de los demás. Pero respeto no significa que tengamos que darle la razón al otro a la fuerza o a cualquier precio.

El comportamiento asertivo, normalmente, favorece a ambas partes, aunque la persona que se comporta asertivamente no siempre llega a lograr lo que se propone, porque en numerosas ocasiones el conflicto es inevitable. Pero la persona asertiva se sentirá satisfecha por expresar sus propias opiniones libremente.

Comportamiento no asertivo pasivo

En esta conducta las personas pierden sus propios derechos al ser incapaces de expresar sinceramente sus opiniones, ideas y sentimientos, dejando que los demás se aprovechen de su condición. Estas personas suelen tener una conducta autodestructiva, les falta confianza en sí mismos y generalmente siempre se disculpan. Creen que lo que ellos piensan no importa, que solamente tienen derecho a expresarse los demás y se consideran inferiores.

Estas personas suelen evitar la mirada, hablan de forma vacilante, su tono de voz es bajo, no saben decir “no”, suelen sentirse tensos y sus movimientos son inapropiados y nerviosos y les sudan las manos.

Este comportamiento va contra las propias personas, pues ellos son los primeros en no defender sus propias necesidades, opiniones y sentimientos, por lo que no se respetan. Quieren evitar a toda costa el conflicto, son apaciguadores y personas agradables, aunque emocionalmente no se muestran sinceros.

No suelen ser felices, se sienten incomprendidos, incluso manipulados, haciéndoles mella la ansiedad, la depresión y la baja autoestima. También pueden somatizarlo desarrollando problemas de salud como dolores de cabeza, o úlceras, debido a su incapacidad para expresarse de forma razonable y abierta.

Carlos tenía 28 años, había terminado la carrera de ingeniero de telecomunicaciones y tenía un espléndido trabajo en una importante empresa. Carlos carecía de asertividad, algo fundamental en los días que vivimos. En su empresa solían reunir a todo el equipo los viernes por la tarde para hacer comentarios sobre los proyectos en los que estaban trabajando. Cada uno tenía que aportar comentarios o la solución que creyera mejor para avanzar el trabajo.

Carlos era incapaz de expresar sus opiniones e ideas. Pensaba que podían rechazarle por ir en contra de lo que los otros opinaban. Siempre solía callar en las reuniones, aunque tuviera aportaciones interesantes que hacer, las cuales incluso podían ayudar a sacar los proyectos antes. Sufría muchísimo, pues le preocupaba también el sudor de sus manos, sobre todo cuando le presentaban a alguien y tenían que estrecharlas. También se sentía incómodo porque, según él pensaba, todo el mundo se fijaba en cómo iba vestido y podían pensar que no combinaba las prendas adecuadamente. En fin, carecía de asertividad y, en general, de habilidades sociales.

Carlos realizó un entrenamiento en asertividad y habilidades sociales. Al principio, le costó cambiar todas las ideas erróneas que le atormentaban constantemente y también tuvo que realizar cambios en su comportamiento y comenzar a intervenir exponiendo su ideas, a la vez que respetaba las de los demás.

La conducta agresiva

Es la tercera forma de comunicarse. En ella, las personas se caracterizan por defender sus derechos a costa de todo, aunque tengan que ser deshonestas y no respeten los derechos de los demás.

Este tipo de agresión se puede expresar directa o indirectamente. La agresión verbal directa tiene lugar cuando la persona se comunica ofendiendo verbalmente, insultando, amenazando con insinuaciones hostiles y humillantes y con un tono de voz elevado. En cambio, será una agresión indirecta cuando se exprese a través de la comunicación no verbal, incluyendo gestos hostiles y degradantes y comentarios rencorosos y maliciosos. Las víctimas de los individuos agresivos sentirán un gran resentimiento hacia ellos y trataran de evitarlos.

Los que se comunican de manera agresiva, por lo general, no tienen relaciones duraderas ni satisfactorias, porque pretenden dominar, doblegar y vencer por medio de la humillación y la infravaloración, minimizando a los demás para que se sientan más débiles y no sean capaces de defender sus derechos y necesidades. El agresivo se cree en posesión de la verdad y de la razón y para él los demás son unos estúpidos por pensar de forma diferente.

Por todo lo dicho, la mejor forma de comunicarnos es la asertiva, aunque no siempre tengamos que comportarnos asertivamente. En determinados momentos conviene comportarse pasivamente; por ejemplo, cuando nos pare un agente de la circulación y nos haga ver que hemos cometido una infracción y que debemos pagar una multa. Ante esta situación lo mejor es ser pasivo.

En alguna otra ocasión, por el contrario, quizás, tengamos que comportarnos de forma agresiva, si está en peligro nuestra propia vida, porque alguien nos ataca.

————–

ANGUSTIA

CÓMO AFRONTAR LA ANGUSTIA

Existen algunas personas que viven la vida con angustia, sintiéndose incapaces de controlarla, lo que las limita y las hace infelices en todos los niveles, tanto en lo personal, como en lo profesional y en lo social.

La angustia es el sentimiento que experimentamos cuando, sin motivo, nos preocupamos en exceso por la posibilidad de que en el futuro nos ocurra algo que tememos.

La angustia puede generarse en cualquier ámbito de nuestra vida, bien por temas de salud, en las relaciones de pareja y familiares, en el trabajo, en los estudios, o en la interacción con los demás. Surge como una preocupación exagerada e incontrolable, que consume energía y vitalidad haciendo perder el tiempo, pues la angustia de alguna manera atrapa a quien la padece, haciéndole siempre pensar en negativo sobre algún aspecto de la vida.

No existen motivos

Las personas que padecen angustia, generalmente no tienen motivos determinantes reales para el sufrimiento que esta produce. Este sufrimiento perjudica el sistema inmunológico, disminuyendo las defensas, porque el hábito de sentir angustia suele ser tan dañino y tan poco saludable como beber en exceso o fumar.

En general, estas personas sienten un miedo irracional, el cual les genera ansiedad anticipatoria. Aparece un temor por el futuro, tienen falta de seguridad y confianza en sí mismos, piensan que no van a saber afrontar lo que el futuro les depare, y también pueden sentir miedo de perder lo que tienen en la actualidad, realimentando, así, con sus pensamientos negativos, la angustia.

Se pierde la alegría de vivir

Cuando las personas se angustian pierden la alegría de vivir, dejan de disfrutar el presente, porque distorsionan su percepción de la realidad creando una realidad paralela de sufrimiento y desasosiego.

Julia, hacía ocho años que había conocido a su pareja. Todo parecía ir bien, la convivencia era buena, llevaban ya 3 años viviendo juntos y se habían comprado una casa. Los dos tenían trabajo, lo que les permitía, de vez en cuando, darse algún capricho, permitiéndose un viaje de placer. Pero en un momento dado, surgió la angustia. Julia comenzó a obsesionarse con la relación, preocupándose cada día. Nada más levantarse de la cama comenzaba a analizar si de verdad sentía lo mismo por su pareja, porque a veces no sentía igual, ya que esto depende de una serie de variables que no siempre son las mismas y dudaba de si lo quería de verdad o no.

Estas crisis de angustia aparecían más de una vez al día. Julia las vivía con verdadero dramatismo, llorando y sufriendo, hacía partícipe a su pareja de su situación, él la apoyaba constantemente demostrándole que solo quería lo mejor para ella y que si ella decidía irse para aclararse, que él lo entendería. Pero, generalmente, se le pasaba la crisis y no se iba, porque sólo de pensar en irse Julia se angustiaba aún más.

Pasaba temporadas sin crisis y se daba cuenta entonces de que sus pensamientos eran irracionales, porque cuando estaba bien disfrutaba y sentía que quería a su pareja y era la persona con la que quería estar el resto de su vida y con la que quería tener hijos.

Pero las crisis de angustia continuaron en el tiempo, hasta que en una de ellas su pareja, un poco cansado de esta situación, le dijo que se fuera de casa, que sería lo mejor para los dos para que comprobara ella por si misma si quería seguir o no. La angustia, al distorsionar la realidad, puede ser muy dañina, porque confunde a las personas, no dejándolas ver la realidad, y haciéndolas sufrir innecesariamente.

También hay personas que se angustian por el trabajo. Martin llevaba muchos años en una empresa, después de haber aprobado la oposición correspondiente, pero comenzó a preocuparse por un posible despido, y empezó a sentir angustia. No tenía motivos reales, pero él se estaba preocupando en exceso, sintiendo verdadero sufrimiento.

La angustia deteriora la vida

La angustia anula las situaciones placenteras, alegres y satisfactorias que nos depara la vida, porque la inmensa preocupación que la acompaña no permite disfrutarlas de forma natural. En estos casos, todos los acontecimientos que sucedan están empañados por la angustia.

Podemos controlar la angustia

La buena noticia es que se puede aprender a controlar la angustia con unas simples estrategias a seguir.

Reducir la angustia. En primer lugar debemos dedicar solo un tiempo al día a pensar en eso que nos preocupa tanto y nos angustia. El tiempo puede ser media hora y es entonces cuando se puede pensar en lo que crea la angustia. Por tanto, en ese tiempo es importante comenzar a pensar de forma real en la situación que nos produce angustia, para así intentar buscar soluciones. Esto hará que aumente la confianza y la seguridad en uno mismo, al comprobar que podemos manejar la angustia, de momento, reduciéndola a un tiempo determinado.

Ocuparse y despreocuparse. Es muy importante que canalicemos nuestra energía en hacer algo productivo y para ello no hay nada mejor que el trabajo. Este es uno de los sedativos mejores para los nervios.

En los momentos de ocio se pueden hacer otra serie de cosas como leer, hacer manualidades, cuidar las plantas. Es importante tener la mente ocupada, para que los pensamientos que producen angustia queden relegados. Comprobar que puedes hacer cosas sin sentir angustia te hará también sentir que estás superándola.

Salir fuera. Salir con los amigos, volver a disfrutar de lo que se disfrutaba antes, centrarte en las cosas positivas que hay en tu vida. Normalmente, tenemos un 90% de cosas en nuestra vida que están bien y un 10% de cosas que están mal, y en vez de centrarnos en lo positivo siempre pensamos en lo negativo. Pensar constantemente en lo que te produce la angustia no es bueno, porque sin saberlo estás alimentándola y no te hace nada bien.

Sin embargo, distraerte haciendo cosas nuevas y divertidas en compañía de buenos amigos será totalmente terapéutico, y poco a poco la angustia desaparecerá de tu vida.

————–

HIPERGAMIA E HIPOGAMIA

 

Cuando una mujer se empareja o se casa con un hombre con mayor nivel educativo, mejor formación profesional y con más nivel económico, se denomina hipergamia. El caso contrario, emparejarse o casarse con alguien con un nivel inferior se denomina hipogamia.

No hace mucho tiempo, en general, las mujeres buscaban o eran animadas a encontrar un hombre algo mayor que ellas, que fuera guapo y con un nivel económico y profesional más privilegiado que el de ellas; en definitiva, que tuviera un porvenir. Para los padres era fundamental que estuviera bien colocado en el mercado laboral.

Si comenzaban a salir con alguien que no tuviera trabajo, ni estudios, los padres generalmente les instaban a dejarle, porque esa no sería la persona idónea para casarse pensando en el futuro. Era el modelo clásico donde el hombre era el proveedor económico del hogar y la mujer era la responsable de las tareas domésticas y reproductivas.

Por tanto, no hace mucho, predominaba la hipergamia sobre la hipogamia.

Se ha demostrado que, sobre todo, en las sociedades donde hay un nivel mayor de desigualdad de sexo, las mujeres  eran más proclives a la hipergamia, pensando, en el beneficio de los hijos.

Cambio de pautas de emparejamiento

En la actualidad, el mayor nivel educativo de la mujer está cambiando las pautas de emparejamiento, según han demostrado las investigaciones del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona.

El estudio fue realizado por los investigadores Albert Esteve, Joan García Román e Iñaki Permanyer, que han analizado qué ocurre con la formación de parejas cuando hay más mujeres con estudios universitarios.

Las parejas en las que la mujer tiene más estudios universitarios que el hombre, crecen despacio pero firmemente, y en muchos países superan ya a las parejas del modelo tradicional anterior.

La Universidad realizó el estudio en 56 países para demostrar el impacto que el aumento de educación de las mujeres está teniendo en las pautas de emparejamiento heterosexual.

Efecto directo en las pautas de emparejamiento

El estudio concluye que el aumento de la educación de las mujeres está teniendo un efecto directo sobre las pautas de emparejamiento. De hecho, en los países donde hay más mujeres que hombres con estudios universitarios, las parejas en las que las mujeres se emparejan con hombres de menos estudios, superan a las parejas con hombres con más estudios.

El Institute for Public Policy Research de Reino Unido publicó un informe en el que se revela que el 20% de las mujeres inglesas de entre 31 y 36 años que han contraído matrimonio, lo han hecho con personas de menor nivel educativo. Sólo un 16% se ha casado con hombres de mayor estrato social. El 56% lo han hecho con hombres del mismo nivel formativo, lo que se conoce como  matrimonios homógamos, los más numerosos.

Si se comparan los datos con los de las mujeres de 54 años, nacidas tan sólo dos décadas antes, vemos como el proceso se ha invertido por completo. Analizando los matrimonios de esa generación, el 38% de las mujeres se casaron con hombres de mayor formación y el 23% con hombres menos formados y el 39% con hombres de estatus similar.

 

Adaptación a los cambios

Como anteriormente había predominado la hipergamia, el casarse con hombres con estudios y con porvenir definido, se pensaba que el aumento de la educación en las mujeres podría dificultar la formación de parejas y, por tanto, se incrementaría el número de mujeres solteras.

Pero lo que se ha demostrado es que la composición de las parejas se adapta bien a los cambios estructurales y cuando se producen cambios de este tipo, tienen un impacto visible y claro sobre las uniones.

Por tanto, se está produciendo una reducción constante del nivel de hipergamia en los países avanzados y en desarrollo, a pesar de que todavía hay diferencias significativas entre ellos.

Este fenómeno es universal

Las investigaciones han puesto de manifiesto la universalidad de un fenómeno sin precedentes que ya se había demostrado en algunos países, como Estados Unidos o  Brasil, porque este cambio se está produciendo por todas partes y probablemente afectará a otras dimensiones de la vida social.

Como la tendencia en la educación superior de las mujeres continua ascendentemente, la prevalencia de la hipergamia seguirá reduciéndose, según manifiestan las investigaciones.

Fin del modelo tradicional

El incremento del nivel educativo de las mujeres tendrá importantes implicaciones en el deterioro del modelo tradicional de emparejamientos y representará la tendencia hacia la simetría en la formación de  parejas.

Este cambio también puede implicar una mayor igualdad entre hombres y mujeres en otros aspectos de la vida en pareja, como la toma de decisiones, la distribución del tiempo de las tareas del hogar, etc.

El cambio en términos económicos

El cambio se puede explicar en términos económicos. El ascenso educativo de las mujeres las ha hecho más exigentes, lo que ha alterado el funcionamiento del mercado matrimonial. Muchas de ellas no están dispuestas a casarse con cualquiera. Se ha demostrado que  mujeres con mayor nivel de formación presentan elevados niveles de soltería.

Esperan casarse con un hombre de igual o mayor nivel de formación. Porque una mujer con un alto nivel de formación no está dispuesta a casarse con un hombre que le exija cumplir con el rol tradicional.

La igualdad llegará gracias a una adaptación natural, las mujeres exigirán que los hombres asuman una igualdad doméstica y estos se tendrán que adaptar al cambio si quieren tener pareja.

 

                              ——————–

 

CIBERSEXOADICTOS

Es la autosatisfacción compulsiva a través del intercambio electrónico de mensajes eróticos, y o pornográficos.

Internet se ha convertido en un continente paraíso para los adictos al sexo.

Se calcula que 27.000.000 de internautas acceden habitualmente directamente a las páginas pornográficas de la red. La revista playboy pueden llegar a recibir 700.000 visitas en un solo día, de hecho el negocio del sexo ha sido uno de los grandes impulsores del comercio interno de internet.

El material para adultos que se vende en internet supone el 69% de todo el dinero que la red mueve en el comercio electrónico de EE.UU y Europa. En España la pornografía en internet podría mover alrededor de 2.000.000 millones de pesetas.

EL CIBERESPACIO

Se ha convertido en un gran refugio para tímidos, solitarios, y adictos al sexo, el anonimato de la red permite fantasear y desinhibirse, disfrazar la realidad y convertirse en un personaje ficticio, practican un sexo frío, aséptico pero seguro.

LOS CHATS

O tertulia en la red, son los medios de encontrar una aventura sexual, la oferta del cibersexo es amplia y variada.

INTERNET TIENE LA ENORME VENTAJA

De que muchos seres que antes tenían el deseo de practicar el sexo de una manera fantasiosa pero a la vez evitando el contacto directo, internet es el lugar ideal, la red es un buen espacio para ejercer la adicción. La red como tal no es adictiva, es el sujeto que encuentra un magnífico espacio para expresar su potencial adictivo. La adicción al sexo a través de internet ha aumentado.

CAUSAS DE LA ADICCIÓN

La infancia es un etapa fundamental en el desarrollo de cualquier adicción, se ha demostrado que muchos adictos al sexo sufrieron abusos sexuales cuando fueron niños. Pero no sólo los abusos sexuales en la infancia pueden desencadenar este tipo de trastorno, también los ABUSOS EMOCIONALES, cuando se grita a los niños o se les maltrata pueden desarrollar conceptos muy negativos de sí mismos. Interiorizan esos incidentes y desarrollan la creencia de que son personas malas que no sirven para nada.

RECUPERACIÓN

El primer paso es reconocer la enfermedad, a partir de ahí queda un largo camino por recorrer.

El proceso de recuperación de la adicción al sexo es difícil y dolorosa, tras reconocer su enfermedad los adictos deben iniciar un etapa de abstinencia durante la cual no pueden practicar ninguna actividad sexual al margen de una relación sentimental.

La abstinencia no es fácil pero los adictos que superan esta etapa saben que han logrado lo más difícil.

Se inicia un proceso de recuperación lenta que les permitirá recobrar su libertad para evitar las recaídas.

Los adictos al sexo deberán luchar contra sus propios impulsos y contra aquello que le ofrece la sociedad.

Una sociedad que hasta hace poco les consideraba viciosos, y depravados, una sociedad que idolatra el sexo y el amor romántico una sociedad que gasta miles de millones en sexo, pero que rechaza a aquellos que se enganchan a este consumo.

LA RED PERMITE LA INTERACCIÓN CON OTROS NAVEGANTES

Permite una desinhibición completa.

En la red la mente se siente más libre, no reprime tanto, se expresa más. Para mucha gente el sexo virtual es sólo un forma de recibir placer sin exponerse a enfermedades contagiosas, ni a heridas emocionales, no consideran que sea un motivo de infidelidad, aunque saben que jamás será un substituto.

ARMA DE DOS FILOS

Como cualquier substancia que causa adicción las relaciones sexuales a través de internet deben ser manejadas con cuidado.

1º Si la persona tiene una personalidad más o menos madura, le va a enriquecer, porque a través de internet podemos expresarnos más, y somos retroalimentados por otras personas. Nos hacen crecer emocionalmente.

2º También es una alternativa para aquellos que están condenados a la abstinencia. Para el que no tenga la posibilidad de tener una relación erótica personal, puede ser un opción, como en el caso de los incapacitados o enfermos.

3º En manos de navegantes inmaduros psicológicamente, con dificultades para comunicarse o entablar relaciones interpersonales, internet puede volverse peligroso.

LA COSTUMBRE DEL CIBERSEXO PODRÍA CONVERTIRSE EN UNA ENFERMEDAD, del juego se puede pasar a una patología obsesiva, una compulsión, de tener que estar haciendo eso para sentirme bien y eso es una adicción.

El resultado final sería la pérdida del contacto social y de la retroalimentación necesaria para la vida.

CÓMO RECONOCER EL ABUSO DEL CIBERSEXO

1º Cambian su patrón de sueño, se mantienen despiertos cada vez más tarde para poder participar.

2º Exigen privacidad.

3º Ignoran otras responsabilidades.

4º Mienten.

5º Muestran cambios de personalidad (reservados y preocupados)

6º Pierden interés en las relaciones sexuales con su pareja.

7º Muestran menos interés en la familia.

En definitiva necesita acudir a un psicólogo.

UNA INVESTIGACIÓN

Reveló que los contenidos “obscenos” pueden crear adicción.

PARA LA MAYORÍA de las personas, la sexualidad en internet no será un problema, pero para algunas sí, es como soltarlas en una tienda de caramelos, sin dueño.

Las personas que reconocían visitar con frecuencia los portales pornográficos tenían más problemas para relacionarse con individuos de otro sexo que los internautas que usaban ocasionalmente estas direcciones o aquellos que no las visitaban jamás.

El estudio también demostró que los adictos al sexo cibernético eran más proclives a la violencia, a atacar a personas que complacían sus deseos sexuales, a terminar divorciadas y a tener problemas de violencia doméstica.

LA APARICIÓN DE INTERNET HA PROVOCADO

Que aumente el número de personas adictas al sexo y al juego, pero también ha surgido una nueva adición, a la propia red.

En un ensayo realizado a 9.000 usuarios, el resultado fue que el 1% de los visitantes de Webs eróticos podría ser clasificados como compulsivos del cibersexo, otro 17% podría padecer problemas significativos, pero menos severos.

HAY TRES CATEGORIAS DE CLIENTES DE WEBS SEXUALES

1º los que navegan por motivos lúdicos y que no tienen problemas por ello.

2ºLos que ya tenían problemas, y se han exacerbado a causa de la red.

3º los que sufren compulsividad sexual a causa de internet, es decir no experimentan la compulsividad sin la red.

Más de 120.000 personas la sufren, si cualquier otra enfermedad hubiese pasado de 0 a más de cien mil en 5 años, habría sido declarada como epidemia.

LA RED HA IMPULSADO LOS PROBLEMAS COMPULSIVOS

Debido a :

LA ACCESIBILIDAD

BAJO COSTE

Y EL ANONIMATO

El secretismo favorece su comportamiento, puesto que elimina la vergüenza asociada al comportamiento público.

LA NATURALEZA DE INTERNET

Atrae por sí misma, puesto que las adicciones se basan en el aislamiento y en un gran sentimiento de soledad. Internet da al adicto la ilusión de estar conectado, pero se abusa del medio, con lo que se refuerza la soledad.

La vergüenza

Se ha demostrado que los adictos al cibersexo se avergüenzan de admitir la relación virtual.

LOS RIESGOS DE CIBERSEXO

Dependen del nivel de aislamiento del mundo y la desconexión con la realidad.

Las personas que asumen que el sexo vía internet no tiene límites, se ven atraídos por una libertad que progresivamente los aísla de su amistades, familia y, lo que es peor, de relaciones sexuales reales.

Los usuarios de internet deben considerar que siempre será mejor lo natural que lo que se puede lograr virtualmente.

CUANTO MÁS TIEMPO PASAMOS DELANTE DE LA PANTALLA, MENOS CONTACTO REAL TENDREMOS CON AUTÉNTICOS SERES HUMANOS.

TENEMOS LA NECESIDAD DE ENCONTRAR EL “CIBEREQUILIBRIO EN NUESTRAS VIDAS”.

¿CÓMO DISFRUTAR DE LOS BENEFICIOS DE LA TECNOLOGÍA SIN DEJARSE CONSUMIR POR ELLA?

EL PRIMER MANDAMIENTO SERÍA: NUNCA PASES MÁS TIEMPO ONLINE DEL QUE PASAS EN CONTACTO CON GENTE REAL.

MINORIAS ERÓTICAS

La erótica es la expresión de la sexualidad. En todas las épocas, al margen de la tendencia mayoritaria, que es la heterosexual, han existido una serie de minorías eróticas, que son formas diferentes de expresar la sexualidad y de satisfacerse sexualmente.

Para Kinsey sexólogo estadounidense pionero en la investigación del comportamiento sexual humano, el único problema que tienen las minorías eróticas es el de la reacción de quienes las rodean. No cree que sea por preocupaciones humanitarias, sino más bien por las convenciones sociales, las cuales hacen que, en general, rechacemos cualquier comportamiento sexual que se aparta del heterosexual.

Satisfacen una necesidad

Las personas que pertenecen a una minoría erótica, satisfacen unas necesidades naturales como los heterosexuales. La capacidad de disfrutar, de sentir placer, es universal en todos los seres humanos.

Buscamos procurarnos placer, porque todo ser humano tiene unas necesidades. La satisfacción de una necesidad produce generalmente sensación de placer, sin embargo, la insatisfacción de una necesidad, produce malestar y cuando el malestar es muy intenso se considera dependencia.

Cómo surgen las minorías eróticas

Algunas personas orientan su impulso sexual en una determinada dirección, en la que pueden influir las condiciones específicas de cada individuo: las pautas de crianza, el aprendizaje, su educación, sus experiencias, que hacen, en algunos casos, que su satisfacción sexual dependa de unos específicos estímulos externos.

Se considera que un individuo pertenece a una minoría erótica, cuando disfruta sexualmente bajo unas ciertas y particulares condiciones.

Tendencia a condenar

Algunas personas tienden a condenar a las minorías eróticas por el mero hecho de satisfacer sus necesidades sexuales de forma diferente a la mayoría. Esto es debido habitualmente a las influencias de la filosofía moral que las prohíbe.

En el siglo XIX numerosos filósofos alemanes consideraban que un acto era sospechoso desde el punto de vista moral si su autor disfrutaba y era feliz practicándolo. Sólo podían disfrutar sexualmente los que satisfacían sus necesidades de forma heterosexual, ajustándose a determinadas normas. Porque, según la opinión general, ciertas prácticas sexuales se consideraban inadmisibles.

El mismo derecho

Las minorías eróticas tienen el mismo derecho a satisfacer sus impulsos sexuales, aunque sean diferentes. Si estamos de acuerdo en procurar la felicidad de los demás, deberíamos dejarles y aprobar la forma de satisfacerse sexualmente, siempre que no perjudiquen a nadie.

Cuando la práctica sexual es diferente, por regla general, no se denomina “original”, sino “anómala” o “perversión”. Pero, el hecho de designarla de forma peyorativa, no ayuda a las personas que pertenecen a la minoría erótica. Esto puede crearles sentimientos de culpabilidad.

Característica común

Hay un hecho común en todos los seres vivos que consiste en molestar y hacer la vida imposible a los individuos que se diferencian de los demás en alguna particularidad. Este comportamiento se da en todas las especies animales que viven en sociedad, como los insectos, los monos, los hombres.

Desde muy pequeños, los niños se burlan de aquél que encuentran diferente, por su físico, por su forma de actuar, o por sus costumbres. Cuando son adultos muchos continúan con la misma tendencia discriminando, por el color de la piel, por la religión, o por su orientación sexual.

La cultura occidental la menos tolerante

De todas las culturas existentes, la menos tolerante es la cultura occidental, porque antiguamente el cristianismo perseguía a los herejes, instauró la inquisición, las guerras de religión y condenó a la ciencia. Basándose en la decencia, realizó actos muy crueles, causando un enorme daño a numerosas personas.

Se condenaba la lujuria y la mayoría de las diferentes formas de sexualidad. Hasta hace pocos siglos se quemaban vivas las mujeres que consideraban sospechosas, por el mero hecho de haber experimentado placer sexual.

Actualmente, muchos están todavía en contra de quienes practican una sexualidad diferente a la mayoritaria. Aún quedan reminiscencias de que el diablo pueda estar detrás de todo placer carnal.

Soledad sexual

Muchas de los que pertenecen a alguna minoría erótica, se siente inhibidos ante la sociedad. Sufren de soledad sexual y piensan que nadie les puede satisfacer por su particularidad y terminan resignándose.

Kinsey afirmaba que las minorías eróticas son fenómenos biológicos normales. Investigó casos de homosexualidad, de zoofilia y de exhibicionismo, pero no detectó en ninguno de ellos síntomas psíquicos que justificaran un diagnóstico de “enfermedad”. Según los estudios que realizó, las principales preocupaciones de estas personas se debían a la reacción de las personas de su entorno.

Estos comportamientos se dan también en los animales y varios pueblos primitivos y civilizados los han admitido también.

PAGA A LOS NIÑOS

EL  DINERO SIRVE PARA ENSEÑAR RESPONSABILIDAD

Está demostrado que el dinero es una de las mejores herramientas para enseñar a los hijos a ser responsables.

Muchas familias se preguntan: ¿Los hijos deben recibir paga simplemente por ser parte de la familia o deben ganársela haciendo determinadas tareas?

Se ha comprobado que estas dos opciones funcionan con éxito en las familias, siempre que los hijos hayan sido educados para ser personas responsables.

Familias que semanalmente dan a los hijos una asignación

Hay familias que comienzan dando una paga a sus hijos alrededor de los cinco años. Les dan dos euros semanales sin que tengan que hacer ningún tipo de tarea por ello, pero se les puede enseñar que el beneficio de este privilegio conlleva también obligaciones, que consisten en ser respetuosos con los demás, tener las habitaciones ordenadas y los deberes terminados. Y si los hijos quieren tener más dinero, se les da la opción de elegir tareas adicionales, las cuales les servirán para incrementar su paga.

Familias que no dan paga

También existen familias que no dan ninguna paga a sus hijos. Estos tienen que hacer trabajos para ganársela, como pasar la aspiradora, sacar la basura, poner la mesa, etc. Por tanto, si quieren tener dinero para sus gastos, tendrán que realizar ciertas tareas. El mensaje que se trasmite con este método es: “Sin trabajar no hay dinero. Debes ganarte el dinero que consigas en la vida. El dinero no se obtiene simplemente por estar vivos”.

Ambas formas funcionan

Pero parece más apropiado el plan en el que se da la paga solo por ser miembro de la familia, porque al asignarle inicialmente un dinero para que el hijo lo maneje de forma más o menos independiente, el niño aprende mucho más rápidamente que la vida nos hace ser responsables de nuestras decisiones.

Además, la paga es una gran ayuda para la autoestima. El tener unos euros en el bolsillo les da seguridad, les insta a tener una autoimagen más positiva. Todos sabemos que disponer de dinero es algo importante.

Ejemplo práctico

En casa de los García, a cada hijo se le da un dinero extra, además de la paga, pero se establecen para todos los hijos una serie de responsabilidades, de modo que si uno no quiere hacer una tarea, debe pagar a alguien de la familia para que la haga. Esta forma de actuación proporciona una forma excelente para ayudar al niño a que aprenda la importancia de hacer una tarea de forma regular.

También aprenden a administrarse

En muchas familias, a medida que avanza la semana, los hijos van estando más mermados económicamente. Y, así, el niño cuando sale de compras con la madre, por ejemplo, y se le antoja un helado, le preguntará a la mamá si puede comer uno.

La madre dirá: “Bueno, como te has portado bien, puedes comprar uno con tu paga”.

El niño entonces confesará que ya se ha gastado toda la paga. Y es aquí donde la madre debe mantenerse firme, porque sentirá la tentación de comprarle el helado y, sobre todo, si se ha comportado adecuadamente.

Pero si la madre desea que la paga resulte verdaderamente una herramienta eficaz de enseñanza, dirá: “Pues tienes que esperar a cobrar la paga de nuevo y para la semana que viene, cuando volvamos, te podrás comprar el helado”.

De esta forma, estamos enseñando a los niños a ser responsables y, también, mostrarles la importancia del dinero.

No es bueno dar a los niños todo lo que desean

Los niños que obtienen todo lo que desean en cualquier momento, sin preocuparse de haber gastado su paga y sin cuidarla y valorarla, crecen aprendiendo a ser personas derrochadoras. Pero los niños que aprenden la importancia de saber administrar su paga y se les fomenta el interés por el ahorro, tienen mayor oportunidad de crecer sabiendo cómo manejar la responsabilidad de un presupuesto y ello a cualquier edad, desde los cinco años en adelante.

Hay que ser firmes, pero justos

A menudo, los padres no enseñan a los hijos a ser responsables.

La clave está en mantener siempre la responsabilidad centrada en los hombros de los hijos y dejar que aprendan a manejarla a través de ensayo y error.

Dar la responsabilidad a los hijos consiste en:

  1. Retroceder y dejar que los hijos hagan cosas por si solos, aún a sabiendas de que lo que hacen no siempre es perfecto, o no está de acuerdo con nuestros “patrones”.
  2. Tomarse tiempo para entrenar a los hijos. No vale quitarles responsabilidades porque no se tiene tiempo.
  3. Aprender a preguntar, o a pedir por favor, en lugar de imponer o exigir.