ALFOMBRA ROJA

ALFOMBRA ROJA

A veces, a alguna persona de nuestro entorno tendremos que ponerle alfombra roja, porque sentimos que influye negativamente en nuestro bienestar y este debemos defender siempre, por nuestro bien y por nuestra propia dignidad

Es necesario ser valientes para tomar esta decisión, pero no olvidemos que estamos aquí para ser felices, no para sufrir, ni para aguantar todo lo que nos echen, como algunos piensan, ni debemos permitir que nadie trate de amargarnos la vida y de quitarnos la alegría y las ganas de vivir.

Porque es imposible que toda la gente nos caiga bien, al igual que nosotros tampoco caemos bien a todo el mundo. Somos diferentes y es imposible conectar con todos por igual, esto es algo universal que debemos aceptar.

Gente que nos cae mal

En ocasiones, conocemos a personas que no nos gustan, no simpatizamos con ellas, no nos acaban de convencer, en definitiva, nos caen mal, nos sentimos molestos en su presencia, pero tenemos que entender que esto es algo natural e inevitable, que sucede cuando interaccionamos con los demás.

Un estudio británico descubrió algo muy curioso. Las Zonas Cerebrales de los humanos que se activan ante estímulos que provocan asco o miedo son las mismas que se activan cuando alguien nos cae mal. “El cerebro detecta de manera instintiva, o sólo por el aspecto físico, si una persona nos da buenas vibraciones o no. Es una cuestión de supervivencia, al igual que rechazamos alimentos en mal estado o situaciones que nos provocan miedo”.

Este descubrimiento, tiene mucho sentido, porque el ser humano trata de protegerse de lo que él detecta que va a ser algo negativo para su persona y su instinto le ayuda en ese reconocimiento.

Cuidado, podemos perjudicarnos

Cuando conocemos a alguien cuya conducta no nos parece apropiada, incluso nos molesta, y este comportamiento lo extrapolamos a toda la persona, comenzamos a mirarla con desagrado y termina finalmente cayéndonos mal.

Si esta situación se produce en el trabajo, probablemente, nos traerá problemas, porque no aceptamos esta realidad y nos sentimos incómodos, al compartir el mismo espacio con la persona en cuestión.

Además de perjudicarnos nosotros, también se perjudica nuestra imagen dentro de la empresa, de cara a los demás, por no saber abordar esta situación conflictiva más razonadamente.

Descubrir el por qué

Con frecuencia, podemos descubrir el por qué de nuestro malestar cuando comprobamos que, por ejemplo, en una reunión, siempre que hablamos, alguien (que suele ser el mismo) nos lleva sistemáticamente la contraria, digamos lo que digamos, o trata de infravalorarnos ante los demás, presumiendo siempre de que sabe más que nadie de cualquier tema.

Este tipo de situaciones, repetidas en el tiempo, son muy desagradables, y la gente trata de huir de ellas, porque preferimos ambientes más relajados, en los que la gente sepa escuchar y se respeten todas las opiniones. Todo el mundo tiene derecho a expresarse y es imposible saberlo todo.

En definitiva el ser humano busca sentirse bien en cualquier lugar, ya sea en el hogar, en el trabajo, en cualquier tipo de reunión etc., lo cual es totalmente lícito y deseable.

Resolver situaciones conflictivas sin agresividad

A pesar de todo, es necesario aprender a resolver los conflictos de forma racional, porque es fundamental relacionarse con sensatez, por el bien de todos.

A las personas conflictivas no las podemos cambiar, pero nosotros si podemos intentar afrontar estas situaciones de forma racional, no cayendo en sus provocaciones, sin dejar que nos desestabilicen emocionalmente, es decir, podremos sentirnos molestos, pero no terriblemente molestos o enfadados.

Por tanto, debemos evitar que el que alguien nos caiga mal nos perjudique dentro de nuestro trabajo, porque entre otras cosas, los de arriba, no confiarán en nosotros para acceder a puestos de mayor responsabilidad, por no saber controlar emocionalmente este tipo de situaciones. Tampoco nos conviene llamar la atención dentro de la empresa de forma tan negativa.

La relación con la persona que no nos agrada, que no nos simpatiza, debería de ser neutral y correcta, marcando distancia emocional, sin dejarnos llevar por la impulsividad y controlando la situación para que no nos perjudique a nivel personal y laboral.

La comprensión también es fundamental

La gente identifica, erróneamente, a las personas con sus comportamientos. Si una persona realiza un acto inapropiado o detestable, tendemos a pensar que la persona es indigna y detestable, pero, en realidad, un comportamiento indeseable no convierte al sujeto que lo ejecuta en una persona mala o indeseable.

No debemos olvidar que no debemos juzgar a las personas por sus comportamientos. Alguien puede tener en un momento dado un comportamiento desafortunado, pero ser una excelente persona en otro momento. Por tanto, hay que juzgar los comportamientos, no a las personas.

Con la comprensión podremos aprender mejor a relacionarnos con aquellos que no nos caen bien, intentando comprenderles, porque toda conducta tiene un propósito y si la persona tiene un comportamiento desafortunado hacia nosotros, el problema será suyo, no nuestro. De esta manera, veremos la situación desde una perspectiva más positiva, relativizando sin dramatizar.

El rencor deshumaniza

Hay un proverbio que dice: “HAZ COMO EL RELOJ DE SOL, QUE SÓLO MARCA LOS DÍAS CLAROS”. Es importante no guardar rencor, si algún amigo o compañero o familiar, nos agravia. Podemos terminar con él por un mero instinto de autoprotección, pero sin rencores ni resentimientos. Después de todo, la naturaleza concede, aun a los más afortunados, una limitada cantidad de energía para resistir al estrés y sería de necios malgastarla en la ira.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s